• +52 (1) 55 4057 0649
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El content marketing, la basura y la revolución

Content marketing… una combinación de palabras que se ha vuelto de dominio popular, te dediques a escribir o no.

¿Sabías que existen alrededor de 80 vertientes de marketing para conocer y analizar?

El comportamiento de la sociedad cambia constantemente, y por ello debemos mantenernos actualizados para llevar a cabo las buenas prácticas del marketing. Sí, esto también es de dominio popular… independientemente de cuál sea tu profesión, lo mínimo que te debes a ti mismo es estar actualizado, o dejar que quien sí lo está pase por encima de ti.

¿Pero qué significa estar actualizado? ¿Hablamos de nuevas tendencias de construcción?, ¿de nuevos aparatos médicos?, ¿de noticias del mundo en que vivimos? La clave de la verdadera actualización, sin importar de qué hablemos, reside en mantenerse bien informado. Pero en la era de la información nos encontramos con una cantidad apabullante de basura, de noticias falsas.

La basura apesta

Una de las vertientes que te mencioné más arriba y que va de la mano con la información basura es el famoso content marketing. Lo curioso de nuestra época es que consumimos contenido a una velocidad vertiginosa pero también lo criticamos con mucha rudeza. Te encuentras un sinfín de comentarios en redes sociales; muchos de ellos vienen desde las vísceras pero otros tantos desde el pensamiento crítico.

El conseguir dar una opinión totalmente objetiva no es trabajo sencillo pues siempre tenemos un sesgo con base en nuestra personalidad, cómo nos educaron, nuestro alrededor, formación académica. Pero aquí estoy hablando de las personas que juzgan el contenido, ¿qué hay de aquellas que lo crean? ¿Están generando contenido basura o de verdadero valor?

Así como hay opiniones basadas en nada, también hay contenido basado en nada.

Te voy a bloquear

Hay agencias que se dedican exclusivamente al content marketing pues está teniendo mucho éxito. ¿Y esto a qué se debe? Bien, porque la gente está harta de la publicidad. Sí, así de simple.

Hace 30 años, una persona promedio, viviendo en una ciudad grande, veía alrededor de 2 mil mensajes publicitarios al día… hoy, ve aproximadamente 5 mil. Si lo piensas, es bastante molesto que adondequiera que vayas intenten venderte algo. Desde el chavito que te sigue en la calle para venderte cupcakes hasta querer distraerte en alguna red social y que no te dejen en paz.

Es tiempo de entender al comprador… si tú mismo como marketero eres consumidor, ¿por qué no empatizas con tu audiencia?

Están tan cansados de que les quieran vender que surgieron los bloqueadores de anuncios, y hay alrededor de 198 millones de personas que los usan, y gracias a eso se han perdido cerca de 21,8 billones de dólares en ingresos publicitarios. Esto nos hemos ganado por no comprender al usuario.

Un sinnúmero de campañas publicitarias se enfocan únicamente en la compra del consumidor, pero nunca debemos olvidar que hay todo un proceso detrás de la decisión de comprar algo.

Las estrategias de content marketing son lo más cercano a ese entendimiento. Sin embargo, se está creando una cantidad impresionante de contenido basura. Y esto ocurre porque estamos más preocupados por generar engagement o por posicionarnos en motores de búsqueda que por informar correctamente al usuario. No podemos olvidar que estamos hablándole a humanos. Han salido series como “Black Mirror” que cada capítulo te deja helado, porque sabemos que nos estamos dirigiendo a esas situaciones a una velocidad sin límite.  

Y está bien, hay que crear contenido, las estrategias de marketing te lo exigen porque el mismo comportamiento del consumidor lo exige, pero hay que hacerlo bien.

El marketing tiene un lado muy técnico, es indispensable, pero no por eso debemos generar estrategias como si fuéramos robots… Hoy por hoy el contenido se debe crear bajo los más altos estándares. Si no queremos opiniones basadas en nada entonces hay que crear contenido con fundamento, con datos que sean irrefutables. Es momento de informar con la verdad, esa verdad indiscutible.

¿Cómo lograrlo?

No es sencillo encontrar información fidedigna (este argumento es la base de este texto), debemos buscar datos una y otra vez. Si vas a hablar de alguna estadística, revisa que esa misma esté en al menos tres sitios distintos y, claro, esos sitios deben ser de líderes en la industria. No podemos darnos el lujo de malinformar solo para rankear. Tenemos que acompañar a nuestro usuario a través de su decisión de compra. No busquemos convencerlos, busquemos AYUDARLOS.

Si vendes arte, por ejemplo, háblales de todas las corrientes que hay, de la historia del arte, de pintores, escultores; no les vendas tus cuadros, enamóralos del arte y después ayúdales a encontrar la mejor opción para ellos. Si eres tú quien los acompaña a través del viaje de compra no le van a comprar a la competencia sino a ti. Nuestra finalidad es esa, sí, pero somos humanos hablándole a humanos. Es indispensable que seamos empáticos con nuestra audiencia, y una persona empática difícilmente miente. Necesitamos, además, hablar con la verdad. No podemos posicionarnos como líderes si mentimos y malinformamos.

Si lo piensas, el content marketing es lo más parecido al periodismo, y el periodismo siempre está en búsqueda de la verdad… y como dijo George Orwell: “En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”.


© 2021 Ryoku. Todos los derechos reservados.